Blog

La moda Adlib

moda-adlib-ball-pages

Nos trasladamos a Ibiza, esa isla donde la brisa marina huele a libertad, a diversión y a dejarse llevar. Porque todos sabemos que bañarse en Ibiza tiene algo especial y que disfrutar de una noche de música en la playa nos va a remover el cuerpo de los pies a la cabeza. Todo lo que envuelve Ibiza tiene estilo propio, y su vestimenta aún más.

No podemos hablar de la indumentaria ibicenca sin referirnos a la moda Adlib. Esa moda que consiguió liberar a las mujeres de unos cánones estéticos estrictos, de unas formas de pensar sin opinión y de una época creada para dejar atrás.

Fue en la década de los sesenta, en pleno auge del movimiento hippie en la isla, cuando Smilja Mihailovitch llegó y revolucionó la moda ibicenca. Llamada la princesa de las Pitiusas, Smilja Mihailovitch abandonó la antigua realeza de Yugoslavia para crear en Ibiza una filosofía de libertad.

Esa filosofía se basaba en adquirir consciencia de nuestro propio cuerpo, lejos de las normas y sin imposiciones. Smilja, con un anillo en cada dedo, era un espíritu libre que consiguió hacer la mezcla perfecta entre la vestimenta y los materiales de los payeses y artesanos con las mentes abiertas que iban llegando a la isla.

ball-pages-moda-adlib

Smilja Mihailovitch  · fotografía de: www.adlibibiza.es

Diseños en color blanco, tejidos naturales, trabajos totalmente artesanales, prendas ornamentadas y comodidad hacen del que fue su lema “viste como quieras pero con estilo” un perfecto retrato de la moda ibicenca de la época creando una imagen única y reconocible.

Hace ya alrededor de cincuenta años que la princesa de las Pitiusas puso los dos pies en tierras ibicencas creando un movimiento tan nuevo para la moda de la época que aún a día de hoy se nutre de exactamente las mismas influencias.

Del latino ad libitum, que significa libertad, la moda Adlib consiguió crear en Ibiza una nueva forma de pensar, una nueva relación con el cuerpo y un estilo propio para una isla que desde entonces la recordaremos como un sitio donde pasar largas noches de verano vestidos con un mix de tradición y liberación.